Gestión de riesgos en operaciones de Comercio Exterior

 

La importancia de la gestión de riesgos en las operaciones de comercio exterior ha aumentado significativamente, especialmente con las recientes modificaciones y actualizaciones de las reglas generales de comercio exterior para el año 2024.

Las empresas IMMEX tiene la posibilidad de certificarse en materia de IVA & IEPS, para obtener el beneficio del crédito fiscal sobre importaciones temporales. La autoridad desde 2019 ha tomado consideraciones muy importantes para reducir drásticamente los beneficios a esta certificación, dejando así los mayores beneficios a la certificación del Operador Económico Autorizado.

Ahora bien, no importando si eres empresa IMMEX o no, si estás certificado en materia de IVA & IEPS o cuentas con tu autorización bajo la certificación del Operador Económico Autorizado, la gestión de riesgos se vuelve fundamental para asegurar la continuidad y el cumplimiento de los objetivos de negocio. Dependiendo el modelo de negocio, el tamaño de la organización, el tipo de producto o servicio que la empresa maquila o comercializa, así como el contexto fiscal en el que se encuentra, las empresas dedicadas al comercio exterior, están obligadas a demostrar el cumplimiento para mantener activo su registro ante el RFC y su padrón de importación, cuando menos, por no señalar los más de 60 obligaciones, causales de suspensión y/o causales de cancelación que requiere el cuidado de cualquiera de los programas de fomento y certificaciones antes señaladas; esto también, sin considerar otras certificaciones a las que la propia empresa puede estar sujeta.

Los sistemas de gestión, tienen por objeto ayudar a desarrollar procesos y un esquema de cumplimiento estructurado, que permita el crecimiento orgánico para poder desarrollar con altos estándares de calidad un proceso, servicio o producto.

La base del éxito de esta norma es que toma los elementos internos y externos como son las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, los coloca dentro de un marco contextual y los ajusta con base en la cultura organizacional de cada compañía para determinar el nivel de riesgo al que las empresas están expuestas, no importando la cantidad de puntos o señalamientos a los que se sujeten.

Anteriormente, el compliance estaba considerado como un centro de gasto para la organización, sin embargo, día a día la industria se ha dado cuenta que el hacer gestión de riesgos dentro de un marco normativo de cumplimiento adecuado a la organización, se vuelvo en un activo rentable a largo plazo, permitiendo y asegurando la continuidad indefinida del negocio. Los líderes de las organizaciones tienen la posibilidad de agregar valor en sus compañías de diferentes formas y hoy en día, hacer gestión de riesgos es quizá la forma más rentable en el mercado de agregar valor desde las posiciones de liderazgo.

Paul McNulty – “If you think compliance is expensive, try non-compliance”

   

Deja un comentario