Deducciones Autorizadas para el Regimen de Incorporacion Fiscal (RIF)

Autor: LCP Ulises Cid Martínez Navarro

Uno de los cambios de gran relevancia derivado de la reforma fiscal que inició su vigencia a partir del 1 de enero de este ejercicio 2014, fue la incorporación en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) del denominado “Régimen de Incorporación Fiscal (RIF)”, el cual se incorpora en la Sección II, del Capítulo II, del Título IV, de la citada LISR, sobre todo por el impacto que representa a un sector importante de la población que anteriormente se encontraba sujeta a tributar conforme al “Régimen de Pequeños Contribuyentes”, por los cambios que implica la determinación de sus impuestos por pagar, así como los controles administrativos a que se encontrarán sujetos dichos contribuyentes.

Al respecto, este nuevo régimen, como muchas otras disposiciones fiscales que sufren modificaciones relevantes, sin duda, contiene diversos aspectos que pudieran resultar controversiales que vale la pena analizar.

Este documento tiene como objetivo analizar únicamente diversos supuestos referentes a las deducciones fiscales en este régimen, así como los requisitos que se deben cumplir para estar en posibilidades de considerar la disminución de las mismas en su resultado fiscal.

En primer lugar, es importante mencionar que los contribuyentes sujetos al RIF deben calcular y enterar el ISR de forma bimestral, el cual tendrá el carácter de definitivo y deberá enterarse a más tardar el día 17 del mes siguiente al bimestre que corresponda el pago, según establece el quinto párrafo del artículo 111 de la LISR. En relación con lo mencionado, cabe señalar que la regla I.2.9.3 de la Resolución Miscelánea Fiscal para el ejercicio 2014, establece la posibilidad de presentar dichas declaraciones a más tardar el último día del mes inmediato posterior al bimestre que corresponda la declaración.

Respecto a la forma en que deberán determinar la utilidad fiscal del bimestre que corresponda, en el mismo párrafo quinto del citado precepto se establece lo siguiente:

…la utilidad fiscal del bimestre de que se trate se determinará restando de la totalidad de los ingresos a que se refiere este artículo obtenidos en dicho bimestre en efectivo, en bienes o en servicios, las deducciones autorizadas en la Ley que sean estrictamente indispensables para la obtención de los ingresos a que se refiere esta Sección, así como las erogaciones efectivamente realizadas en el mismo periodo para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos y la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas pagada en el ejercicio, en los términos del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Así también, en el párrafo sexto del multicitado artículo 111, se establece:

Cuando los ingresos percibidos, sean inferiores a las deducciones del periodo que corresponda, los contribuyentes deberán considerar la diferencia que resulte entre ambos conceptos como deducibles en los periodos siguientes.

Con lo hasta aquí expuesto, según establecen los citados párrafos quinto y sexto del artículo 111 de la LISR, las deducciones que podrán restarse de los ingresos para determinar el cálculo bimestral de ISR, son las siguientes:

  • 1. Las deducciones autorizadas en la Ley que sean estrictamente indispensables para la obtención de los ingresos del régimen, así como las erogaciones efectivamente realizadas en el mismo periodo para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos.
  • 2. la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas pagada en el ejercicio.
  • 3. La diferencia entre los ingresos y las deducciones, cuando estas últimas sean mayores.

En relación con las deducciones autorizadas que se encuentran relacionadas en los puntos anteriores, observamos los siguientes asuntos que vale la pena analizar:

Cuando el artículo 111 establece la posibilidad de disminuir las deducciones autorizadas estrictamente indispensables para la obtención de los ingresos, así como las erogaciones efectivamente realizadas… ¿estaríamos en posibilidades de interpretar que algunas deducciones puedan disminuirse en dos ocasiones, si entendemos la frase “así como», con un significado que denota un concepto adicional?. Es decir, ¿dicha disposición permite la posibilidad, por un lado, de disminuir las deducciones autorizadas estrictamente indispensables y, por otro lado, disminuir las erogaciones efectivamente realizadas para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos?

En relación con este tema, en primer lugar es importante definir si las personas físicas que tributen en este régimen están obligadas a cumplir con requisitos de deducciones distintos a los establecidos en la Sección relativa al RIF. A este respecto, para las deducciones de los RIF, es de mencionarse que en la LISR no existe disposición alguna que vincule requisitos adicionales a los establecidos en la propia Sección II, del Capítulo II, del Título IV, de la citada Ley, a diferencia, por ejemplo del régimen de “Actividades Empresariales y Profesionales”, que sí establece en el artículo 105 de la LISR, “las deducciones autorizadas en esta Sección, además de cumplir con los requisitos establecidos en otras disposiciones fiscales, deberán reunir los siguientes…”.

Lo anterior es importante, porque vale la pena recordar que la fracción IV, del artículo 27, de la LISR establece como requisito para las deducciones “…que sean restadas una sola vez.”, sin embargo, como ya fue comentado, los contribuyentes que tributen en el RIF no se encuentran obligados a observar los requisitos de las deducciones que se encuentran en otras disposiciones distintas a las señaladas en la sección relativa a dicho régimen, por lo que dicha regla no les sería aplicable. Cabe mencionar que en la sección del RIF no existe alguna disposición que establezca el requisito de que las deducciones se resten una sola vez.

Con lo mencionado hasta el momento, pareciera que existe la probabilidad de que algunas erogaciones se disminuyan en dos ocasiones para determinar la utilidad fiscal, si es que la frase “así como”, denota la posibilidad de deducciones adicionales distintas a las erogaciones estrictamente indispensables, sin embargo, para concluir con el tema, resulta de gran importancia analizar el significado de la frase “así como”.

A este respecto, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra “Así”, como “de esta o de esa manera, también o igualmente”, por lo que el significado de “también” pudiera denotar el sentido de la deducción adicional. Sin embargo, el mismo diccionario, al definir la palabra “así” en conjunto con la palabra “como”, es decir, la frase “así como” la define como una locución adverbial que significa “tan pronto como o, de cualquier manera”, lo que parece significar más que la probabilidad de una deducción adicional, un requisito adicional para las deducciones, es decir, que las deducciones deben ser las autorizadas en la ley, que sean estrictamente indispensables, tan pronto como se trate de erogaciones efectivamente realizadas para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos. Dicho en otras palabras, que las deducciones deben ser las autorizadas en la ley, que sean estrictamente indispensables, siempre que se trate de erogaciones efectivamente realizadas para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos.

Por lo anterior, atendiendo al significado de la frase “así como”, no se estaría en posibilidad de interpretar la probabilidad de disminuir en dos ocasiones algunas deducciones.

Por otra parte, otro de los puntos que serían sujetos de análisis en relación con las deducciones del RIF, es el relacionado con la deducción relativa a la diferencia entre los ingresos y deducciones cuando estas últimas son mayores.

En relación con este tema, el sexto párrafo del artículo 111 de la LISR citado previamente, establece que dicha diferencia deberá considerarse como deducible en los periodos siguientes. A este respecto, surgen las siguientes preguntas:¿es obligatorio disminuir la diferencia en comento en los periodos inmediatos siguientes, cuando sea posible? o, ¿su aplicación tiene alguna vigencia?, por otra parte, ¿qué pasa si el contribuyente deja de tributar en el régimen y aún no ha disminuido esta deducción?

Respecto a lo mencionado en el párrafo anterior, no existe alguna disposición que obligue a los RIF que se encuentren en dicho supuesto, a que la deducción se disminuya en los periodos inmediatos siguientes, además de que, tampoco existe alguna disposición que establezca que en caso de no disminuir la deducción en comento pudiendo haberlo hecho se pierda el derecho a considerarla posteriormente, por lo que esto permite al RIF elegir el momento en que para él resulte más conveniente disminuir dicha deducción. Por otra parte, en el mismo sentido, no existe disposición que establezca alguna vigencia para aplicar la deducción correspondiente, por lo que aparentemente el derecho a disminuir dicha deducción, en relación a la temporalidad del derecho, estaría ligado a la permanencia en el régimen (es importante recordar que este régimen es temporal, por un periodo máximo de diez ejercicios).

En relación con el cuestionamiento sobre ¿cuál sería el tratamiento si el RIF deja de tributar en dicho régimen aun contando con el derecho a aplicar dicha deducción? El contribuyente que se encuentre en ese supuesto no estaría en posibilidades de disminuir la citada deducción contra los ingresos correspondientes a otro régimen fiscal, en virtud de que corresponde a una deducción exclusiva del RIF.

Otro tema que resulta de suma importancia analizar es el relativo a los requisitos que deben cumplirse para las deducciones. A este respecto, los únicos requisitos que se mencionan en la sección del RIF puede considerarse que son los relativos al mismo multicitado párrafo quinto del artículo 111, es decir, que se trate de deducciones estrictamente indispensables para la obtención de los ingresos y de erogaciones efectivamente realizadas para la adquisición de activos, gastos y cargos diferidos y la participación de los trabajadores en las utilidades.

Si bien es cierto que en el artículo 112 de la LISR se establecen algunas obligaciones para contribuyentes que tributen en el RIF que pudieran estar relacionadas con las deducciones, en ninguna disposición se establece como requisito de las deducciones para este régimen, el cumplimiento de dichas obligaciones, por lo que el derecho a su disminución de los ingresos no se encuentra sujeto al cumplimiento de las obligaciones mencionadas. Al respecto, a continuación se muestran las fracciones del artículo 112 de la LISR que pudieran tener alguna relación con las deducciones del RIF:

“Los contribuyentes sujetos al régimen previsto en esta Sección, tendrán las obligaciones siguientes:
(…)
II. Conservar comprobantes que reúnan requisitos fiscales, únicamente cuando no se haya emitido un comprobante fiscal por la operación
III. Registrar en los medios o sistemas electrónicos a que se refiere el artículo 28 del Código Fiscal de la Federación, los ingresos, egresos, inversiones y deducciones del ejercicio correspondiente.
(…)
V. Efectuar el pago de las erogaciones relativas a sus compras e inversiones, cuyo importe sea superior a $2,000.00, mediante cheque, tarjeta de crédito, débito o de servicios
(…)
VII. Tratándose de las erogaciones por concepto de salarios, los contribuyentes deberán efectuar las retenciones en los términos del Capítulo I del Título IV de esta Ley, conforme a las disposiciones previstas en la misma y en su Reglamento, y efectuar bimestralmente, los días 17 del mes inmediato posterior al término del bimestre, el entero por concepto del impuesto sobre la renta de sus trabajadores conjuntamente con la declaración bimestral que corresponda. Para el cálculo de la retención bimestral a que hace referencia esta fracción, deberá aplicarse la tarifa del artículo 111 de esta Ley.”

Otra deducción que vale la pena analizar, es la relativa a la forma en que se disminuirán las inversiones. En relación con este tema, no existe disposición alguna que vincule la obligación de deducir las inversiones conforme a las reglas de la Sección II, del Capítulo II, del Título II, de la LISR, como sí lo existe en otros regímenes de personas físicas. Por lo anterior, en este rubro también tendría que atenderse únicamente a los requisitos que se encuentran en la sección del RIF, es decir, entre otras cosas, no deberá aplicarse los porcientos máximos autorizados para su deducción, sino que serán deducibles las inversiones cuando efectivamente se paguen, en el ejercicio que corresponda.

Por último, en el mismo sentido respecto a que no se establece la obligación de atender a los requisitos que se encuentran en otras disposiciones fiscales para disminuir las deducciones en el RIF, algunas limitantes a las deducciones, en sentido estricto, no serían aplicables a este régimen, por ejemplo, entre otros:

  • 1. El límite de $130,000 para la deducción de automóviles que se establece en el artículo 36, fracción II, de la LISR.
  • 2. El 91.5% no deducible de los consumos en restaurantes dentro de la faja de 50 kilómetros del establecimiento del contribuyente, conforme a lo establecido en la fracción XX, del artículo 28, de la LISR.
  • 3. El límite de deducibilidad del 53% o 47% por las erogaciones que correspondan a pagos por concepto de ingresos exentos para los trabajadores.

Por todo lo anteriormente mencionado, los RIF que pretendan disminuir deducciones de sus ingresos, para determinar su utilidad fiscal del periodo correspondiente, se encontrarán obligados únicamente a observar los requisitos mencionados en la Sección II, del Capítulo II, del Título IV, del RIF, por lo que, de alguna manera estos contribuyentes estarían en posibilidades de obtener diversos beneficios respecto de sus deducciones, al ser relativamente laxas las disposiciones relativas a las mismas.

Fuente: CCPG

2 comentarios en «Deducciones Autorizadas para el Regimen de Incorporacion Fiscal (RIF)»

  1. Buen día concuerdo con usted en lo que menciona en su artículo, sin embargo, aún me queda la duda porque en el artículo 111 párrafo quinto de la LISR 2014 dice: … las deducciones autorizadas en la Ley que sean estrictamente…. no sé si el hecho de que hayan puesto «en la Ley» debemos entenderlo como el fundamento para remitirnos a los requisitos de las PM, de las PF del régimen general y cualquier otro requisito de deducibilidad que mencione toda la LISR. Gracias.

    Responder

Deja un comentario

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Comparte con un amigo