¿Cómo seleccionar la clave del Producto o Servicio del CFDI 3.3 (que más se aproxime)?


El plazo para migrar a la versión del CFDI 3.3 se termina este 30 de noviembre de 2017 por lo que debemos estar listos para su aplicación. Pero uno de los campos que más se le está complicando al contribuyente o usuario de los sistema de facturación, es respecto a la clave de producto/servicio, para su clasificación el SAT nos proporciona algunas recomendaciones en su página sat.gob.mx.

Para ingresar a estas recomendaciones, ingrese a la página del SAT y posicione el cursor en la opción de INFORMACIÓN y de clic en la opción de FACTURA ELECTRÓNICA.

Una vez en la ventana de facturación electrónica, de clic en la opción de CONSULTA LOS VIDEOTUTORIALES, EJEMPLOS E IDENTIFICA LA CLAVE DE PRODUCTO O SERVICIO A FACTURAR.

En esta nueva ventana de clic en la opción de SUGERENCIAS DE CLAVES DE PRODUCTOS O SERVICIOS Y SU CLAVE DE UNIDAD DE MEDIDA.

En este apartado podemos encontrar varias sugerencias de distintos giros.

Existe un documento que aunque no es para factura electrónica, nos puede servir de guía, se trata del arreglo de Niza para el registro de patentes y marcas, respecto a la hoja de productos y servicios, nos puede servir para tomar en consideración los criterios a seguir para la búsqueda de las claves en el catálogo del SAT, el cual transcribimos a continuación.

CLASIFICACIÓN INTERNACIONAL DE PRODUCTOS Y SERVICIOS PARA EL REGISTRO DE LAS MARCAS (arreglo de Niza)

PRODUCTOS

 Si un producto no puede clasificarse con ayuda de la lista de clases, de las notas explicativas o de la lista alfabética, las siguientes observaciones indican los criterios que conviene aplicar:

  1. a) un producto acabado se clasifica, en principio, según su función o su destino. Si la función o el destino de un producto acabado no se menciona en ningún título de las clases, este producto se clasifica por analogía con otros productos acabados similares que figuren en la lista alfabética. Si no existe ninguno, se aplican otros criterios tales como la materia de la que está hecho o su modo de funcionamiento;
  2. b) un producto acabado con usos múltiples (como un combinado radio-despertador) puede clasificarse en todas las clases que correspondan a cada una de sus funciones o de sus destinos. Si estas funciones o destinos no se mencionan en ningún título de las clases, se aplican los otros criterios mencionados en el apartado a);
  3. c) las materias primas, en bruto o semi-elaboradas, se clasifican, en principio, teniendo en cuenta la materia de la que están constituidas;
  4. d) los productos destinados a formar parte de otro producto no son, en principio, clasificados en la misma clase que este último; sólo lo son en los casos en que los productos de este género no puedan, normalmente, tener otras aplicaciones. En todos los demás casos, se aplica el criterio establecido en el apartado a);
  5. e) si un producto, acabado o no, que debe ser clasificado en función de la materia de la que está constituido está de hecho constituido por materias diferentes, la clasificación se hace, en principio, en función de la materia predominante;
  6. f) los estuches adaptados a los productos que van a contener se clasifican, en principio, en la misma clase que estos últimos.

SERVICIOS

 Si un servicio no puede clasificarse con ayuda de la lista de clases, las notas explicativas o la lista alfabética, las observaciones siguientes indican los criterios que conviene aplicar:

  1. a) los servicios se clasifican, en principio, según las ramas de las actividades definidas por los títulos de las clases de servicios y sus notas explicativas o, si no, por analogía con otros servicios similares que figuren en la lista alfabética;
  2. b) todos los servicios de alquiler se clasifican, en principio, en las mismas clases en que se clasifican los servicios que se prestan con la ayuda de los objetos alquilados (por ejemplo, el alquiler de teléfonos, que pertenece a la clase 38). Los servicios de arrendamiento son análogos a los servicios de alquiler y por lo tanto deberán clasificarse de la misma manera. Sin embargo, el arrendamiento con opción de compra se clasifica en la clase 36, por tratarse de un servicio financiero;
  3. c) los servicios de asesoramiento, información o consulta se clasifican, en principio, en la misma clase que los servicios sobre los que versa el asesoramiento, la información o la consulta. Por ejemplo, consultas en materia de transporte (cl. 39), consultas en materia de gestión de negocios comerciales (cl. 35), consultas en materia financiera (cl. 36), consultas en materia de cuidados de belleza (cl. 44). La comunicación por vía electrónica de este asesoramiento, información o consulta (por teléfono, por vía informática) no tiene efectos sobre la clasificación del servicio.
  4. d) en principio, los servicios prestados en el marco de las franquicias se clasifican en la misma clase que los servicios específicos que brinda el franquiciador (por ejemplo, el asesoramiento comercial relacionado con las franquicias (cl. 35), los servicios financieros relacionados con las franquicias (cl. 36) y los servicios jurídicos relacionados con franquicias (cl. 45)).

Otro cambio importante es respecto a la unidad de medida, ya que se publica la cuarta modificación a la resolución miscelánea fiscal para 2017, el día 10/10/2017 en la cual se adiciona un segundo párrafo a la regla 2.7.1.28 la cual a la letra dice.

Concepto de unidad de medida a utilizar en los CFDI

2.7.1.28.              Para los efectos del artículo 29-A, fracción V, primer párrafo del CFF, los contribuyentes podrán señalar en los CFDI que emitan, la unidad de medida que utilicen conforme a los usos mercantiles.

                  Asimismo, se deberá registrar la unidad de medida que corresponda con la Clave Unidad del Catálogo “Clave Unidad” señalada en el Anexo 20, en caso de que no se encuentre la clave específica de la unidad de medida que se utilizó conforme a los usos mercantiles los contribuyentes podrán señalar la clave que más se acerque o se asemeje. CFF 29-A

Analizando la adición del segundo párrafo de esta regla, podemos concluir que si utilizamos la unidad de medida para fines mercantiles, entonces la clave de unidad de medida del SAT tiene que ser igual o la que más se acerque o asemeje a esta.

blank

Asesoría y Capacitación Fiscal Monroy S.C.

Es una empresa integrada por contadores públicos profesionales y dedicados a brindarle su tranquilidad.

Prohibida la reproducción parcial o total. Todos los derechos reservados. ContadorMx. El contenido del presente artículo no constituye una consulta particular y por lo tanto ContadorMx, sus miembros y/o sus autores, no asumen responsabilidad alguna de la interpretación o aplicación que el usuario le pueda dar. Este Blog no constituye una plataforma de consulta para los usuarios del mismo, por lo que, cualquier persona es libre de reflejar su opinión.

Testimonios de suscriptores

Conoce las opiniones de algunos suscriptores y visitantes de ContadorMx que nos dejaron en la sección de comentarios:

Mil gracias ContadorMx por la información que recibo a mi correo es de suma utilidad y estoy informada todo el tiempo, felicidades por la labor…
C.P. Maria Dalila Abarca / Suscriptora

Realmente los felicito por su gran profesionalismo en sus publicaciones, es muy claro la información que presentan, y relevante, estoy muy satisfecho por haberme inscrito a sus boletines, enhorabuena !!!!!.

L.C. Ricardo Mendez / Suscriptor
Muy bien por esta informacíón de primera mano que nos proporcionan y que es útil tanto para contribuyentes como para contadores y dar un mejor servicio en la asesoría que se les otorga y así cumplir con las obligaciones fiscales.
Salvador García / Visitante

2 comentarios de “¿Cómo seleccionar la clave del Producto o Servicio del CFDI 3.3 (que más se aproxime)?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete y mantente actualizado!

Boletín gratuito con temas fiscales, contables y de seguridad social.

x