Como abrir una Nueva Empresa en México y aspectos importantes que se deben cuidar

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Emprender un negocio requiere iniciar por analizar un plan de negocios, lo anterior, para ver si cuentas con los recursos que permitirán establecer y mantener en marcha el negocio, o si en su caso, tendrás la necesidad de asociarte con alguna otra persona o empresa, con la finalidad de unir esfuerzos y así formar una sociedad.

En caso de que se opte por tener socios, primero se tendrá que constituir una sociedad o asociación y en el objeto social incluir de manera detallada las actividades principales a las que dedicará de acuerdo con los fines del negocio, igual de importante se deberá observar si contarás con inversionistas extranjeros o nacionales. En caso de que sean extranjeros, habrá primero que observar que estos cumplan con los requisitos y obligaciones que sus legislaciones locales le establecen, además de cuidar la situación migratoria de los extranjeros en dado caso de que lo mismos pretendan trabajar en territorio nacional.

Constitución de una persona moral

Una de las principales acciones que los emprendedores deben de tener en mente son las características comunes que deben atenderse en el momento de constitución de las empresas, entre estas características podemos encontrar primeramente la solicitud de la autorización de uso de denominación o razón social.

Calculadora de Regalo: Descargar, sirve para calcular fácilmente el ISR, IMSS e Infonavit de 2020 desde una sencilla Hoja en Excel, es completamente GRATIS!

 

Siendo el objetivo la creación de una sociedad, los interesados tendrán que acudir primeramente ante un notario, en donde se solicitarán tres nombres tentativos para la persona moral, para posteriormente acudir a la Secretaría de Economía con la finalidad de verificar si el nombre deseado no se encuentra previamente otorgado a alguna otra empresa.

Una vez obtenida la autorización de la Secretaría de Economía, el fedatario público podrá constituir la persona moral dando los avisos pertinentes a las autoridades hacendarias y
registrándola ante el Registro Público de la Propiedad.

Además de esto se deberá seleccionar un régimen jurídico y definir un objeto social. Además del establecimiento del domicilio y de la información de los socios o accionistas. Todo esto deberá estar redactado en estatutos formales escritos, la mayoría de las veces, con el apoyo de un notario o corredor público.

Una vez creada la persona moral, establecidos los estatutos de la empresa y determinado el capital constitutivo del nuevo ente, así como las aportaciones realizadas por los Socios, el siguiente paso será implementar un Gobierno Corporativo, lo que se traduce en la designación de la persona o personas que administrarán a este nuevo ente de manera institucional (asegurando continuidad al negocio), debiendo puntualizarse las facultades y funciones de cada uno de ellos, así como la de otorgar poderes a personas que auxiliarán en la operación del negocio.

Asimismo se deberá de crear un conjunto de principios para asegurar los intereses de accionistas y de la empresa en general. Esto asegurará la revelación adecuada de todos los asuntos importantes de la empresa, incluyendo la situación financiera de la misma, su desempeño y su gestión. “El Gobierno Corporativo es el sistema bajo el cual las sociedades son dirigidas y
controladas, de forma que se asegure la continuidad de la empresa a través de generaciones futuras”

Define el lugar donde se establecerá el negocio

Independientemente de si el establecimiento es propio o no, se deberá verificar que el mismo cuente con el uso de suelo idóneo para los fines del negocio. En caso de que el inmueble esté siendo rentado, deberá de celebrarse un contrato de arrendamiento adecuado y sujeto a las necesidades de las partes, en donde se establezcan cláusulas que puedan ser de fácil cumplimiento, lo anterior, para evitar futuras controversias con el arrendador por el incumplimiento de las mismas.

La celebración de un contrato adecuado y de fácil cumplimiento, te evitará muchos problemas con tu arrendador quién al final del día es el dueño del lugar donde se encuentra tu negocio. En caso de ser necesario, acude con algún asesor para que explique todos los alcances del contrato, pues es prudente conocer el peso de las obligaciones adquiridas.

Permisos y licencias

En de suma importancia que lleves a cabo una investigación previa al comienzo de las operaciones del negocio, acudir directamente con las autoridades responsables para verificar cuáles son los permisos necesarios para iniciar con las actividades, situación que no deberá limitarse a las autoridades denominadas comúnmente como ayuntamiento, delegación o municipio, sino que también es recomendable que tomes en cuenta a las autoridades administrativas entre las que se encuentran las ambientales, del agua, y demás entes administrativos, pues recuerda según sea el Giro del negocio, serán las obligaciones que tendrás que cumplir. Cada empresa tendrá sus propias necesidades y deberes ante las autoridades administrativas.

Registro y protección de marcas

Uno de los errores más frecuentes de los nuevos emprendedores es el usar su marca y no registrarla. Uno de los activos de mayor valor de tu empresa son las Marcas. Una marca debe registrarse para que como propietario, obtengas un título que te da el derecho a usarla en forma exclusiva. Cabe mencionar, que una marca es todo signo visible que se utiliza para distinguir e individualizar un producto o un servicio de otros de su misma clase o especie.

Sirve como un elemento de identificación de los diversos productos y servicios que se ofrecen y se prestan en un mercado ciertamente competitivo.

“Las cosas no valen sino lo que se las hace valer” Molière

Ten un adecuado control contable y fiscal

Aplica un control contable y fiscal de tus finanzas y busca un buen asesor. El peor error que se puede cometer es tener personal inadecuado que controle tu contabilidad y finanzas. Al iniciar un negocio y al comenzar con las actividades de éste debemos de tener un adecuado control de nuestras finanzas y cumplir con las obligaciones fiscales pertinentes, pues de no hacerlo así, podrías hacerte acreedor a la determinación de créditos fiscales y multas. Ya que estos en muchas ocasiones impiden seguir con la vida del negocio.

Un control fiscal adecuado hace que el negocio progrese de tal manera que se cumplan con los requisitos establecidos por las Leyes Fiscales, al presentar distintos avisos y declaraciones en orden.

Cultura del Pago de Impuestos

Ten una cultura sana de cumplir con el pago debido y oportuno de tus impuestos. Recuerda que el artículo 31, fracción IV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece la obligación a todos los mexicanos al pago de impuestos, lo anterior, al señalar:

Art. 31.- Son obligaciones de los mexicanos: (…)

IV.- Contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como del Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes.

Del numeral anterior, se advierte que por mandato Constitucional todos los mexicanos debemos de contribuir al gasto público. Para fines fiscales, es necesario definir se realizarán actividades económicas de una persona moral, y de esto dependerá su alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

Ahora bien, a la mayoría de los contribuyentes no les gusta pagar impuestos, pues consideran que los mismos son excesivos y que limitan en gran parte sus ganancias o utilidades; sin embargo, también es cierto que dichos impuestos son necesarios para manutención y gastos del Estado. En ese sentido, es importante recalcar que un negocio debe de ser autosustentable y eficiente, situación que se dará cuando el mismo generé utilidades suficientes para pagar los impuestos a que el contribuyente se haga acreedor.

“Grandes descubrimientos y mejoras implican invariablemente la cooperación de muchos”
Alexander Graham Bell

Si tu negocio no genera ingresos suficientes para realizar el pago adecuado de impuestos no es negocio, por lo que lo ideal sería que se retome un cambio estructural dentro de tu negocio para verificar su viabilidad o bien replantear la continuidad del mismo.

Protege los Datos Personales de Terceros

La Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares establece la obligación a todas las personas de proteger y hacer un correcto uso de los datos personales de los Terceros. ¿Quiénes son estos Terceros? Tus empleados, proveedores, tus clientes, entre otros, todos los grupos de interés de tu empresa.

Recuerda que tienes la obligación de llevar un control administrativo de los datos personales de terceros, cuidando siempre la elaboración del aviso de privacidad, así como de asignar a personal suficiente para solventar en los términos establecidos por la Ley, los requerimientos que los Terceros pudieren solicitarte. Recuerda de que en caso de incumplir con esta Ley podrías hacerte acreedor a multas de hasta 320,000 días de salario mínimo vigente en el Distrito Federal e incluso a años de prisión.

Al cuidar la privacidad de tus grupos de interés te darás cuenta de que la confianza y la credibilidad de tu empresa incrementarán y será un atractivo importante para la captación de más clientes, proveedores y colaboradores. Al tomar en cuenta este reglamento para iniciar una empresa, el progreso de la misma fluirá de mejor manera y recuerda mantener la visión y confiar en el proceso.

Fuente: CCPG

Deja un comentario

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Suscríbete a ContadorMx

Recibe de forma gratuita las novedades fiscales, contables y de seguridad social más importantes en México.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Comparte con un amigo